Hoy

Hoy, ya estoy de vuelta en Madrid. La ciudada me ha recibido con su boina de contaminación, con sus ruidos, sus coches y su estrés. Después de una semana en el pirineo, el contraste ha sido grande. Vengo de respirar aire limpio, de sentir el viento frío en la cara y de encontrarme a muy poca gente en el camino. También he dormido más que nunca y se que eso en Madrid va a ser bastante complicado que vuelva a ser así. Apenas un día o dos me acosté más tarde de las doce de la noche y quién me conoce sabe que eso es algo poco habitual en mi.

Ha sido una semana estupenda, de nieve, de esquí, de amigos, de lugares y personas. Me he sentido bien, alejado del trabajo mientras ha sido posible, haciendo cosas que pocas veces puedo hacer y disfrutando de mi tiempo. Quizás es lo que necesite en mi vida, algo más tranquilo, dónde pueda vivir a un ritmo más pausado del que tengo aquí. Podría ser, pero estoy seguro de que no podría vivir lejos de las personas que quiero, y que aunque no lo parezca, necesito ver casi cada día.

Hace un rato he leido una preciosa frase en un blog que resume lo que se siente cuando provocas que cambie algo que crees estable. Es el miedo al cambio que todos tenemos a veces.

J’ai compris que j’avais détruit l’equilibre du jour,
le silence exceptionnel d’un endroit où j’avais été
heureuse

Me di cuenta de que había destruido el equilibrio del día,
el silencio excepcional de un lugar donde había sido
feliz

La canción de hoy, es de Delafé y Las Flores Azules, una de las mejores de su nuevo disco y casi a la altura de gigante, probablemente mi canción favorita de DFA. Su letra no tiene desperdicio y para mi es bastante significativa. Además la foto de Helena Miquel que acompaña la entrada lleva siendo mi avatar del messenger desde hace años y por ahora y hasta que me lo pida el cuerpo, seguirá siéndolo.

Delafé y Las Flores Azules – Hoy

Hoy…
Las trompetas de la muerte soplaran,
con su furia la ciudad arrasaran;
Quedaremos los dos mansos para así
descifrar lo que hoy nos trajo justo aquí.

Hoy…
Hablaremos de lo que escondimos allí,
de temores, fantasías y demás;
Lloraremos para luego resurgir,
tanto juntos o separados estoy aquí.

Hoy…
Una niña frente a un lago cantará
por un niño que en un tren embarcará;
El amor universal siempre estará,
en tu almohada y en la mía,
vida mía
vida mía
vida mía
vida mía

Hoy…
Las paredes de este cuarto estallarán,
ese techo, esta lámpara desaparecerán;
Copas de arboles infinitos sobre mi…
Esto solamente ocurre cuando estás aquí
estás aquí
estás aquí
estás aquí
estás aquí
estás aquí
estás aquí
junto a mí

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s