Lo que no ves

Voy a dejar de lado que esta canción se diera a conocer en un capítulo de Los hombres de Paco, y que seguro que la foto del cantante estará presente en más de una carpeta junto a la foto de Hugo Silva o incluso la de (algún día aprenderé a pronunciar) Dani Martín. Pero es que no se muy bien por qué me gusta esta canción. Me gustó la primera vez que la escuche y me sigue pasando cada vez que la escucho. Estoy casi seguro que es porque la chica susurra. Me encanta cuando en vez de cantar susurran.

Bueno, todo eso y también que me recuerda a unos cuantos (muchos) años atrás. Sobre todo con frases como ‘No nos queda nada’.

Pol 3.14 – Lo que no ves

Antes de que amaneciera,
salí huyendo de tu cama.
En tu espejo un testamento:
“No nos queda nada”.

Deje tu barra de labios,
y con ella un par de años.
De quererte por las tardes,
de mañanas sin llamarte.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

Tropezamos de repente,
como en un nuevo 11S.
Sonreíste a quema ropa,
contra el filo de mi boca.

Y susurraste que el pasado,
solo es como un día malo.
Y la lluvia abrió las puertas,
de mi vida en tu Ford Fiesta.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

No consigo recordar,
porque motivo me fui,
pero en tu cuarto de baño,
sigue tu rojo de labios.

No consigo recordar,
como he llegado hasta aquí,
solo sé que estoy borrando,
lo que un día te hizo daño.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

Siempre fui poniendo parches,
negando segundas partes.
Hasta que me demostraste,
que no quiero olvidarte.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

No consigo recordar,
porque motivo me fui,
pero en tu cuarto de baño.
sigue tu rojo de labios.

No consigo recordar,
como he llegado hasta aquí,
solo sé que estoy borrando,
lo que un día te hizo daño.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

No consigo recordar,
porque motivo me fui,
pero en tu cuarto de baño.
sigue tu rojo de labios.

No consigo recordar,
como he llegado hasta aquí,
solo sé que estoy borrando,
lo que un día te hizo daño.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.

Tú me enseñas que,
Se puede querer.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s