La vuelta

Cuando tenía toda la entrada escrita el ordenador ha decidido que le apetecía descansar y se ha apagado sólo, así que he perdido todo lo escrito, voy a intentar resumirlo porque ya ni me acuerdo de lo que había escrito y porque me quiero ir ya a la cama.
 
La vuelta al trabajo está resultando bastante estresante (cuando no). Parece que me estaban esperando para hacer ‘todo’, y la verdad es que en cierto modo es así porque no he parado en estos dos días, reuniones, nuevos desarrollos, etc … Menos mal que al menos esta semana sigo saliendo a las tres, lo peor es que la que viene trabajo el sábado y la última del mes salgo todos los días a las siete y media, esto no es vida.
 
Lo mejor de la vuelta es que he podido conocer a mi nueva sobrina, Ana, que es preciosa. Se parece a su hermano Alberto pero con más pelo (tiene pelazo a lo pitingo, es más graciosa …). Tiene las manos y los pies muy parecidos a como los tenía Alberto y se rie, torciendo la boca, como lo hacía él. Lo mejor de todo es que sus hermanos están contentísimos con ella y no están nada celosos.
 
También me reencontré con María, que al principio estuvo un poco ‘indiferente’ como si no me hubiera echado de menos, pero que acabó dándome abrazos y besos como si no hubiera pasado ni un sólo día sin vernos. Cada vez camina mejor y aunque ya dice muchos nombres, el mío todavía no. Eso si, cada día la veo más mayor.
 
Por último la canción, de Los Zodiacs, según parece han utilizado (o se han inspirado) en una canción suya para el anuncio de Fanta. Yo los conozco porque los ponen habitualmente en ‘La Parroquia del Monaguillo’ el programa de radio que me acompaña en mis insomnes noches. Su nuevo disco está realmente bien.
 
 
Los Zodiacs – Carretera del Norte
 
Yo conducía hacia el norte
hipnotizado escuchando un disco de big brother
Te vi junto a la carretera
y me detuve a tu lado y te pregunté ¿subes nena?
Y tu orgullo me respondió que no ibas a subir
pero yo escuché a tus ojos que gritaban sácame de aquí
 
Y compartimos el viaje
y aún seguimos en camino y nunca hemos pagado peaje.
Te dije quédate conmigo
y tú guardaste un silencio que para mi fue un castigo
que no quise cumplir porque yo escuché a tus ojos
que gritaban cada vez más fuerte.
Nos fuimos para siempre,
nos fuimos para siempre,
nos fuimos para siempre
 
Y no lo cambio por nada
todos los días son fines de semana
y tenemos todo el tiempo a nuestro favor
porque nos fuimos para siempre.
 
Nos fuimos para siempre,
nos fuimos para siempre,
nos fuimos para siempre.
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s