Cada vez que amanece es un viernes

 
Mate – Cada vez que amanece
 
Tienes razón,
tienes caballos de mártires,
besos ocultos y tu soledad,
que se escribe en silencio,
es mi soledad.
 
Y tienes, amor,
la ropa naranja,
la boca pequeña,
los ojos dorados que saben mirar
donde hay que mirar.
 
Cada vez que amanece es un viernes,
la calle despierta entre rumores,
coches y farolas.
Yo te escucho en silencio
y te toco la boca.
 
Y tienes razón
con lo de ir despeinada,
te miro, te busco,
me asomo y me queman las manos,
me queman las manos.
 
Y tienes, amor,
los planes perfectos,
aire despistado
y un trozo de cielo escondido
en el cuenco de tu corazón.
 
No me importan los días inciertos;
en el horizonte dibujas estrellas,
manzanas y notas.
Por la puerta entreabierta
me invitas a entrar…
 
Cada vez que amanece es un viernes,
la calle despierta entre rumores,
coches y farolas.
Yo te escucho en silencio
y te toco la boca.
 
No me importan los días inciertos;
en el horizonte dibujas estrellas,
manzanas y notas.
Por la puerta entreabierta
me invitas a entrar…
 
Cada vez que amanece es un viernes,
la calle despierta entre rumores,
coches y farolas.
Yo te escucho en silencio
y te toco la boca.
Cada vez que amanece…
 
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s