Fuego

Hacía mucho que no dejaba pasar tanto tiempo sin escribir en el blog.
Como me organizo tan mal no saco tiempo ni para el blog ni para abrir un rato el messenger.
 
En cualquier caso la semana ha pasado volando.
Cada día tengo más trabajo, encima me he embarcado con un amigo en un nuevo proyecto de empresa, más los retoques a la web de mis amigas de red concilia …
 
Por lo menos he tenido tiempo para tocar un poco la guitarra.
Nuri, a ver cuando te pasas por casa a tocar, y no te cabrees si toco alguna de Julieta, jajaja.
 
Y bueno, el jueves 12, por poco, se nos quema el bloque. A eso de las diez menos cinco de la mañana me despertó una llamada al telefonillo (mi primo) y cuando bajaba por la escalera me encontré con dos bomberos y dos policías. Parece ser que se quemó la cocina del segundo piso y como el humo sube ‘para arriba’ (jajaja) pues no había quien estuviera en mi casa. Por suerte parece que no pasó nada grave, pero luego me puse a pensar que hubiera pasado si la vecina de enfrente no hubiera visto las llamas y no hubiera llamado a los bomberos. Quizás mís tíos (su casa fue la que se incendió) podrían haber quedado atrapados y porque no, todos los que estábamos durmiendo a esas horas. Mejor no pensar en ello porque me pongo malo.
 
Esa misma noche estuve cenando con unos amigos, y uno de ellos me contó que hay una chica (una amiga suya) que está esperando que la llame y que tiene muchas ganas de verme. La verdad es que me sorprendió un montón porque no pensaba que la cosa estuviera así. Por un lado me siento bien por saber que puedo hacer sentir eso a alguien, pero por otra me siento raro por no haberla llamado en las casi cinco semanas que han pasado desde que la concocí, porque yo no soy así.
 
Y ahora, a ver si toco un rato antes de acostarme y a empezar la semana mañana, que ya he cogido fuerzas, dormí doce horas del viernes al sábado (y no es ningún record, jajaja).
 
Y la canción de hoy aunque está escrita desde el punto de vista de una mujer, tiene una frase que bien se puede aplicar a mí, si a alguna despistada se le había pasado por la cabeza.
 
Para hacerme feliz hay que estar muy loco…
 
 
Nena Daconte – Loco por mí
 
Quiero que se me pinte bonita la vida.
Que no me pierda otra vez buscando esas flores de papel
que alguien pintó del color que quería para mi vida.
 
Yo sólo soy un payaso con gafas azules.
Me las dieron hace tiempo a cambio de fama
y una historia pegada a la espalda:
Esta niña no ha roto nada,
y en mi vida, mi amor, esto no es lo que…
 
quiero que no me rompan las ilusiones.
Quiero quedarme tranquila durmiendo en tu almohada
y no ver después que no sirvió de nada.
 
Yo que te he prometido toda la vida.
Yo que he esperado tanto a que llegaras
y ahora, siempre te miro de afuera,
como si yo no estuviera.
Para hacerme feliz hay que estar muy loco…
por mí.
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s