Conil de la Frontera

Asado de calor, con envidia malsana y muerto de sueño…
 
Para las supernenas, que están de vacaciones en Conil de la Frontera.
 
Besos, D.
 
 
Quique González – Salitre
 
Te acariciaba el viento de poniente,
te llevó a la arena bañada en salitre,
te acariciaba un marinero en tierra,
pero ésta vez no era yo.
 
Te conocí en Conil de la Frontera,
nunca es primavera donde tú creciste,
sigues teniendo carita de pena,
pero no me mires con tus ojos tristes.
 
Bañada en salitre,
flota en la memoria de los días grises,
fumo en la ventana,
veo tu silueta sobre el arrecife.
 
Algunas flores crecen en las dunas,
sube la marea y se hacen invisibles,
algunas duermen a la luz de la luna,
persiguiendo sueños imposibles.
 
Bañada en salitre,
flota en la memoria de los días grises,
fumo en la ventana,
veo tu silueta sobre el arrecife.
 
Ahora tendré que salir a buscarme,
alguien que me arranque de cuajo la pena,
de alguna manera tendré que olvidarte…
Tengo que olvidarte de alguna manera.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conil de la Frontera

  1. Nuria dijo:

    Ya hemos vuelto de Conil, y ya echo de menos todo, sobre todo la playa, mis supernenas y por supuesto los mojitos en el aborigena (chiringuito playero donde los haya) con sus puestas de sol y sus hippies con perros pulgosillos.
    Por cierto a ver si te pasas el disco de Quique González.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s